Ir a la pagina inicial
 
 
DOMINGO, 16 de Diciembre de 2018
La gobernanza mundial del resentimiento
29 de Octubre de 2009
La Historia nos ofrece una abundante lectura de conflictos, pequeños y grandes, nacidos del resentimiento.
El resentimiento es un auto-envenenamiento psicológico que tiene causas y efectos bien determinados. Es una disposición psicológica, de cierta permanencia, que a través de una represión sistemática libera determinadas emociones y algunos sentimientos de sí mismo que son normales e inherentes a los fundamentos de la naturaleza humana y tiende a provocar una deformación más o menos permanente del sentido de los valores y de la facultad de juicio. Entre las emociones y sentimientos a tener en cuenta, se ubican en primer lugar el rencor y el deseo de vengarse, el odio, la maldad, los celos, la envidia y la malicia.
Max Scheler, El Hombre del Resentimiento


Tanto en el individuo como en el grupo social, en el origen del resentimiento siempre se encuentra una herida, una violencia padecida, una afrenta, un traumatismo. Quien se siente víctima de ello no puede reaccionar, por impotencia. Se queda rumiando una venganza que no puede ejecutar y que lo atormenta constantemente. Hasta que termina explotando.(…) La reviviscencia de la herida pasada es más fuerte que cualquier voluntad por olvidarla. La existencia del resentimiento muestra así hasta qué punto es artificial el corte entre el pasado y el presente, que viven uno en el otro, cuando el pasado se convierte en un presente más presente que el presente mismo. La Historia nos da múltiples testimonios de ello.
Marc Ferro, El resentimiento en la Historia

La Historia nos ofrece una abundante lectura de conflictos, pequeños y grandes, nacidos del resentimiento. Las Revoluciones, los grandes períodos de ruptura que generan los grandes ciclos históricos son a menudo el resultado de una explosión brutal de viejos resentimientos. Luego de las grandes revoluciones de los siglos XVIII, XIX y XX, luego de la erupción de las grandes ideologías y de los nacionalismos virulentos que, en todos los casos, instrumentalizaron de algún modo resentimientos legitimados, el siglo XXI nos muestra el espectáculo de un mapa político mundial carcomido por resentimientos de toda índole. Parafraseando a René Descartes, casi podríamos decir que el resentimiento es la cosa más compartida del mundo. En efecto, al observar cómo se desarrolla la actualidad ante nuestros ojos es difícil no percibir los resentimientos que son la causa o la consecuencia de los grandes eventos que van marcando nuestra vida cotidiana. Tomemos un ejemplo muy reciente. ¿Qué entendemos de la crisis financiera de 2008? Que va a crear una montaña de resentimientos, particularmente en los países del Sur, que podrían salir de la miseria con sólo una fracción del dinero que los países ricos desbloquearon con una celeridad desconcertante para salvar a sus bancos (cientos de miles de millones de euros o dólares). Hablemos de otra crisis: la del 11 de septiembre de 2001. ¿Sus causas? Para muchos observadores, el fundamento del terrorismo islámico provendría del resentimiento que tiene el mundo musulmán con Occidente. ¿La guerra de Irak? ¿Cuántos resentimientos duraderos engendró o exacerbó en Medio Oriente?

Podríamos multiplicar estos ejemplos al infinito. La mayoría de los conflictos actuales se nutren en gran parte del resentimiento: conflicto de Cercano Oriente, conflicto entre la India y Pakistán, conflictos interétnicos africanos, etc. Los genocidios de Rwanda y de Burundi, vale decir los conflictos que se han cobrado más víctimas mortales en los últimos cincuenta años, fueron en su esencia guerras de resentimiento. Las guerras de la ex-Yugoslavia entran dentro de la misma categoría. Y más allá de los conflictos abiertos, ¿cuántos países y pueblos están animados por un vivo rencor, a menudo antiguo y hasta muy antiguo, cuya memoria se mantiene justo por debajo de la superficie, lista para explotar de un momento a otro? Así, por ejemplo, China no ha perdonado a Japón sus exacciones de los años ’30, ni los armenios el genocidio cometido por los turcos en 1915, homicidio que estos últimos siguen sin aceptar por otra parte, agregando así más rencor al rencor de los primeros. Los españoles recuerdan con aversión a Napoleón y a Franco (cada vez más ahora que se están abriendo los osarios de la guerra civil), pero también la colonización musulmana que, sin embargo, terminó hace varios siglos. Por su parte, los griegos no han perdonado nada a los turcos, que los subyugaron durante siglos. Los africanos y los indios mantienen relaciones ambiguas con las antiguas naciones colonizadoras: Francia, Inglaterra, Portugal u Holanda. Los Estados Unidos, desde Monroe y sobre todo desde Theodore Roosevelt, alimentaron fuertemente el resentimiento de sus vecinos del Sur y siguen en la actualidad manteniendo torpemente ese sentimiento de aversión. Perú y Bolivia todavía no le han perdonado a los chilenos que les hayan amputado un inmenso territorio y, en el caso de los segundos, su salida al mar. En toda América, desde Chile y Argentina hasta el gran norte canadiense, las poblaciones amerindias viven de forma cotidiana las consecuencias de la colonización europea, al igual que los aborígenes o los maoríes, entre otros, en el Pacífico. El resentimiento se hace sentir en los ánimos más allá del perdón.

El resentimiento colectivo que se incorpora al individuo que pertenece a una comunidad suele estar formado por varios estratos. Tomemos el ejemplo de Togo, ese pequeño país del Oeste africano que, tras la colonización francesa (seguida por la neo-colonización posterior a las independencias) se vio sometido a una lucha de poder entre tribus del Norte (kabyés) y del Sur (ewés), mientras que el poder gubernamental privilegiaba de modo agraviante a los primeros, y los segundos defendían celosamente su poder económico con respecto a los primeros. En toda África estas luchas internas alimentan un resentimiento que, combinado con otros elementos, puede explotar en cualquier momento como si se tratara de un volcán dormido. Eso es lo que sucedió en Costa de Marfil, por ejemplo, que hasta hace algunos años era señalado como un ejemplo de país estable y pacífico.

Podríamos pensar que la integración política es un remedio eficaz para los resentimientos colectivos. Tenemos los casos de Francia y Alemania, que han llevado las guerras de resentimiento a un nivel paroxístico. Desde el siglo XVIII, y más precisamente desde la Guerra de los Siete Años (1756-63), el resentimiento entre esos dos países fue generando una serie de guerras, dos de las cuales involucraron al resto del mundo. Veamos: luego de la humillante victoria de Prusia sobre Francia en Rossbach en 1757, los franceses no pensaban sino en una cosa: tomar revancha contra los prusianos. Así lo hicieron en 1806, en la batalla de Iéna, con Napoleón. Esa derrota, humillante para los prusianos, que se enorgullecían de tener el mejor ejército del mundo, dio lugar al nacimiento del nacionalismo alemán y permitió a Prusia, y luego a la nación alemana reunificada, construir su Estado y su ejército moderno. En 1870, los alemanes limpiaron la afronta de 1806 infligiendo un castigo a Francia, que perdió Alsacia y Lorena. De 1870 a 1914, los franceses tienen una idea fija: la revancha. Ésa fue una de las principales causas de la Primera Guerra Mundial. Etapa siguiente: en 1919, con el Tratado de Versalles, Alemania, colectivamente humillada por los vencedores de 1918, favoreció el ascenso de Hitler y provocó la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, desde 1945, Europa se reconstruye y una verdadera amistad se establece entre los dos antiguos adversarios que pasan a formar ahora el núcleo duro del proyecto europeo.

No obstante ello, la integración europea no resuelve, ni mucho menos, todos los resentimientos. Tanto en el caso de Irlanda del Norte como de Polonia, del País Vasco o de Córcega, por citar sólo algunos ejemplos, los viejos resentimientos alimentan comunitarismos y tribalismos que a veces derivan en separatismos. ¿Y qué decir entonces de la situación de Bélgica, que es la sede misma de las instituciones europeas? Dentro de ese territorio minúsculo, dos comunidades lingüísticas –francoparlante y holandoparlante– se debaten entre viejos resentimientos, hasta el punto de que el país es difícilmente gestionable y parece listo a implosionar de un momento a otro.

¿Por qué entonces Francia y Alemania lograron dejar atrás dos siglos de guerras entre ellas, cuando otros países parecen incapaces de dejar de lado sus rencores que, por el contrario, siguen creciendo?

Una primera explicación se relaciona tal vez con la naturaleza misma del resentimiento. Francia y Alemania tuvieron conflictos y sus guerras fueron de una violencia extrema, dejando un número de muertos que hasta ahora, y quizás por siempre, ningún otro conflicto ha superado. Pero se trató en todos los casos de guerras clásicas, ya que fueron emprendidas por los Estados, por querellas que concernían principalmente una competencia hegemónica (imponerse como primera potencia continental europea) y territorial. Los pueblos se vieron embarcados en esos conflictos provocados por sus dirigentes, pero no fueron sus motores. El resentimiento fue entonces, de algún modo, artificial, tanto más cuanto que una vez terminada la guerra, cada uno volvía a su patria. Es sintomático que las regiones donde hoy en día persiste un real resentimiento popular sean las regiones que fueron sometidas a la dominación del vencedor, en este caso Alsacia y Lorena.
Claro está que también intervino toda la construcción institucional de la Unión Europea que comenzó, vale la pena recordarlo, como una Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA).

Pero el resentimiento es tenaz. El caso de Bélgica es todo lo contrario. Ninguna guerra enfrentó a Valones y Flamencos. Sin embargo, la humillación que sintieron estos últimos cuando los primeros dominaban la economía del país provocó una reacción violenta cuando el equilibrio se inclinó en favor de los flamencos. En la actualidad, el resentimiento es mutuo, y profundo. Es profundo porque la humillación fue (o es) cotidiana. Porque no viene de un Estado o un gobierno extranjero, a través de sus ejércitos, sino de un pueblo, de su propio pueblo. El mismo tipo de mecanismo se observa en Rwanda, donde el resentimiento profundo, a menudo contra sus propios vecinos, a veces contra su propia esposa o marido, provenía de una humillación cotidiana que era totalmente reprimida antes de que las circunstancias le permitieran expresarse de la manera más dramática que hubiera podido ocurrir. El genocidio de Rwanda, contrariamente a los otros grandes genocidios del siglo XX, surgió de las poblaciones antes que de los dirigentes políticos. Su fuerza motora es el resentimiento.

Desde lo local hasta lo global, el resentimiento colectivo entre los pueblos se manifiesta en diversos niveles. Puede ser económico, social, étnico, etc. Sus raíces pueden tener una larga, o una larguísima historia; pueden haber sido enterradas o reprimidas por un gobierno autócrata (Tito en Yugoslavia); pueden ser recientes y sin embargo muy fuertes: tal es el caso entre judíos y árabes en Cercano Oriente, donde el resentimiento que nació en el siglo pasado se desarrolló con una amplitud tal que se volvió el principal obstáculo para una paz duradera que, sin embargo, sería beneficiosa para ambas partes. El resentimiento puede operar también una especie de mutación: la guerra del Pacífico era un conflicto bélico clásico, pero el resentimiento que nació por el resultado de la guerra, en particular en Bolivia, marcó de tal modo a la nación, que hoy en día define en parte la conciencia colectiva del pueblo boliviano. Y esto se ve reforzado por el hecho de que la pérdida de la salida al Pacífico afectó la vida de cada ciudadano, desde un punto de vista económico y social. Más de un siglo después del tratado de Ancón, el resentimiento nacido de esa guerra sigue definiendo las relaciones entre Chile, Perú y Bolivia.

El resentimiento rara vez es de buen augurio. A pesar de ello, los dirigentes políticos lo explotan con fines de propaganda nacionalista, ya sea para justificar un conflicto, ya para legitimar su presencia al mando del país. Recordemos los casos de los dictadores argentinos con la guerra de las Malvinas, cuando el resentimiento contra Gran Bretaña jugó un papel esencial en el conflicto.

Dentro de un país, el resentimiento entre poblaciones o etnias es una fuente potencial de guerras civiles. Entre Estados, provoca la guerra denominada “clásica”. Más allá, en un esquema que afortunadamente sigue siendo teórico, el resentimiento colectivo sobrepasa las fronteras para llegar a las “civilizaciones”. Es la conocida teoría de Samuel Huntington sobre el “choque de civilizaciones”, que de algún modo lleva al resentimiento a su más alto nivel. También es la explicación de los fundamentalistas radicales, de los que Bin Laden sigue siendo el vocero más conocido. En el resto de los casos, los resentimientos inter-civilizacionales parecen ser más bien algo del pasado, aun cuando algunos signos tienden a mostrar aquí o allá que esos resentimientos no están completamente muertos.

Si bien la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) había llevado los conflictos de resentimiento al paroxismo, conflictos que en ese entonces se llamaban “guerras de opinión” y que se basaban sobre todo en las rivalidades religiosas entre católicos y protestantes, las relaciones internacionales desde ese momento y hasta 1991 tomaron un cariz resueltamente estatal. En otros términos, los Estados eran fuertes y las guerras eran sobre todo conflictos entre países. La ideología nacionalista portada por el concepto de “interés nacional” había comprimido los resentimientos internos, aunque sin reabsorberlos. La ola de descolonización posterior a la Segunda Guerra Mundial consumió los resentimientos alimentados durante varias décadas de dominación occidental. En Occidente, se creyó que las independencias ponían fin a la aversión. ¡Error! Cincuenta años después, el resentimiento de los (ex-) colonizados no hizo más que crecer desde el momento en que los pueblos tomaron conciencia de toda la dimensión de las políticas coloniales, sentimiento corroborado por el sentimiento de culpa colectiva que se adueñó de los antiguos colonizadores. Pensemos en las relaciones perpetuamente tendidas entre argelinos y franceses, o entre indios y británicos. La defensa de los derechos de las minorías permitió, al mismo tiempo, otra toma de conciencia con respecto a los pueblos autóctonos aplastados por la Historia, tanto en el continente americano como en Australia.

El resentimiento es la cosa más compartida en el mundo, ya lo hemos dicho, pero no es universal. Los colonos no lo sienten, o no lo sienten de la misma forma. O, deberíamos decir, no se dan cuenta o no quieren ver los resentimientos de los pueblos colonizados.

El deshielo geopolítico, que fue la primera consecuencia del fin de la guerra fría, hizo renacer una cantidad de resentimientos en el mundo que generaron algunas guerras civiles en distintas partes del planeta. Por otra parte, la arrogancia de los Estados Unidos, sobre todo con la presidencia de George W. Bush, atizó los viejos resentimientos alimentados por décadas de provocaciones y torpezas cometidas por la casa “blanca” en nombre de la superioridad del modelo norteamericano.

Todos estos elementos y algunos más se conjugan para conformar un cuadro geopolítico del planeta donde el resentimiento podría ser considerado como uno de los elementos perturbadores fundamentales del mundo contemporáneo. En efecto, después de las tensiones europeas que resonaban en el resto del mundo en el siglo XIX y principios del XX, después de la guerra ideológica entre el bloque soviético y el bloque capitalista característica de la guerra fría, casi podríamos decir que el resentimiento ha reemplazado a los nacionalismos y las ideologías de todo tipo, responsables de los cataclismos de los siglos anteriores. Podríamos ir más lejos inclusive, para decir que un tipo de resentimiento profundo ha reemplazado la instrumentalización del resentimiento que era, de alguna manera, la base de las ideologías del siglo XX, empezando por las ideologías nacionalistas. El nazismo, después de todo, ¿no es de alguna manera una ideología del resentimiento del “Otro”, el judío, el eslavo, el “no-ario”? Hoy en día, el resentimiento se ha despojado por lo general de esa instrumentalización ideológica, lo cual lo vuelve en cierto modo más “puro”, aunque igualmente peligroso dado que sus raíces finalmente son más profundas.

¿Cómo manejar el resentimiento? Tal vez sea ése uno de los grandes interrogantes a los cuales debamos encontrar una respuesta en el siglo XXI, más aún cuando nuevas fuentes de aversión como la preservación del medioambiente, la competencia por bienes comunes como el agua o la energía o la equidad entre los pueblos pueden sumar una nueva capa de resentimientos si no son resueltos. En todos los casos, hay algo seguro: una paz duradera será imposible mientras todos esos resentimientos no sean reabsorbidos o al menos dominados y canalizados.

Al igual que todas las cuestiones que se refieren a la gobernanza mundial, el problema del resentimiento es complejo y exige un enfoque global, que trate de aprehender el fenómeno en su conjunto, pero que permita también tratar cada caso particular. Las técnicas de prevención y resolución de conflictos ya probadas constituyen un paso importante en este campo. Pero todavía queda implementarlas, es decir encontrar la voluntad, y los medios, para hacerlo. De manera ideal, el diálogo debe alimentarse de manera permanente, puesto que el resentimiento se nutre a menudo de malentendidos.

En un nivel superior, se trata también de renovar la identidad de cada individuo y de cada comunidad. El resentimiento es un acto de memoria agresivo, a menudo sepultado en un pasado lejano que proyecta puntos de referencia basados en una historia mal comprendida y mal digerida. La ideología nacionalista que guía desde hace varios siglos a las políticas de los Estados tuvo en este campo un efecto particularmente nefasto, puesto que exacerbó los resentimientos entre los pueblos, sin reabsorber por ello los rencores infranacionales. En ese sentido, la erosión de las fronteras nacionales y la reciente toma de conciencia del lugar del ser humano en su medioambiente contribuyen a redefinir la identidad de cada uno en un mundo que, de alguna manera, parece menos fragmentado, aun cuando se dibujen nuevas líneas de fractura que también pueden, si no se tiene cuidado, alimentar viejos resentimientos y crear nuevos.

En otros términos, el hombre nuevo y la mujer nueva tienen un “documento de identidad” mucho más complejo que el de sus padres y abuelos, que los vincula con diversos individuos y comunidades en el mundo y no simplemente con su entorno local, nacional, regional, religioso o lingüístico. Ahora bien, en este mundo que cambia rápida y profundamente, el presente se va a conjugar cada vez más con el futuro, mientras que antes se conjugaba sobre todo con el pasado. Esta no es una razón para olvidar el pasado. Al contrario, puesto que el deber de memoria es un elemento vital para toda estrategia de lucha contra el resentimiento. Evidentemente, los arquitectos de una nueva gobernanza mundial tendrán que abordar este tema espinoso sin concesiones pues, de ahora en más, esos arquitectos serán los pueblos mismos.
Envia esta nota por e-mail
Versión para imprimir
Regresar
Copyright © 2009 - Todos los derechos reservados